¿Quién es Christine Lagarde?

Christine

Nacimiento 1 de enero de 1956 (62 años)
Bandera de Francia ParísFrancia

Es una abogada y política francesa, directora gerente del Fondo Monetario Internacional(FMI) desde el 5 de julio de 2011.

►Es la primera mujer en dirigir el FMI.
►El 16 de noviembre de 2009, The Financial Times la nombró como una de las mejores ministras de Finanzas de la Eurozona.
►Ese mismo año, Forbes la catalogó como la decimoséptima mujer más poderosa del mundo.

Resultado de imagen para christine lagarde y los ancianos

Resultado de imagen para christine lagarde y los ancianos

¿Quiere el FMI que se mueran los ancianos?

Monedero pide a Lagarde que se muera, tras dar a entender que la directora del FMI defiende acortar la vida de los ancianos para ahorrar costes.

Juan Carlos Monedero se dirigió a la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, con estas palabras: “¡Danos ejemplo y muérete!”

Tras enfatizar el papel de los pensionistas durante la crisis, el dirigente de Podemos criticó, desafiante, que Lagarde había puesto en duda la sostenibilidad de las pensiones. En concreto, Monedero señaló lo siguiente: “¡Qué vergüenza! La responsable del Fondo Monetario Internacional, ¿recordáis?, que dijo: Es que hay un problema. Es que ahora la gente vive mucho. ¡Pues danos ejemplo y muérete tú si consideras que esa es la solución!”

De este modo, daba a entender que Lagarde apoya una reducción de la esperanza de vida en los países desarrollados, defendiendo así que la gente mayor se muera antes para ahorrar costes en las pensiones.

Sin embargo, tales palabras esconden una burda tergiversación de la realidad. En primer lugar, porque Lagarde nunca defendió semejante receta, y, en segundo término, porque lo que dijo en su día el FMI es la necesidad de emprender profundas reformas para garantizar la estabilidad de las finanzas públicas.

Monedero se refería, muy posiblemente, a un informe que publicó el FMI en la primera mitad de 2012, donde la institución analizaba el denominado “riesgo de longevidad” (vivir más de lo esperado) sobre las finanzas públicas.

El español y miembro del FMI José Viñals explicó entonces que “si el promedio de vida aumenta tres años más de lo previsto para 2050, el coste del envejecimiento -que ya es enorme para los Gobiernos, las empresas, aseguradoras y particulares- aumentaría un 50%” en las economía avanzadas, tomando como referencia el PIB de 2010, mientras que en los países emergentes, ese coste adicional sería del 25%. Todo ello se traduciría en mayores niveles de deuda pública y una menor solvencia de las entidades aseguradoras.

Pero ni Lagarde, ni Viñals ni el FMI defendían que se redujera la esperanza de vida. De hecho, el citado informe empezaba señalando lo siguiente: “Vivir hoy más años es un hecho muy positivo que ha mejorado el bienestar individual”. Viñals, por su parte, indicaba al respecto lo siguiente: “Vivir más es bueno, pero conlleva un riesgo financiero importante […] Nos va a costar más como individuos, a las corporaciones y a los Gobiernos. Por eso debemos preocuparnos ahora por los riesgos de la longevidad, para que los costes no nos atosiguen en el futuro”.

Por ello, para mitigar o neutralizar los efectos financieros del riesgo de longevidad, el FMI proponía, entre otras medidas, “combinar aumentos de la edad de jubilación (obligatoria o voluntaria) y de las contribuciones a los planes de jubilación con recortes de las prestaciones futuras”. Sobre este último punto indicaba que “es importante que las entidades que ofrecen pensiones puedan actuar con flexibilidad: si no es posible incrementar las contribuciones o subir la edad de jubilación, posiblemente haya que recortar las prestaciones”.

Polémica del ministro de Japón

Así pues, al FMI se le pueden lanzar muchas críticas y observaciones de toda índole acerca de su funcionamiento o sus particulares recetas económicas, pero la acusación concreta de Monedero, dando a entender que Lagarde quiere que los ancianos se mueran cuanto antes, es infundada.

El que sí apostó por una receta semejante, sin embargo, fue el ministro de Finanzas japonés, Taro Aso, quien, en 2013, afirmó que el problema del sustancial aumento del gasto destinado a pensiones públicas “no se resolverá a menos que les dejes darse prisa y morir”, en referencia a los ancianos.

Fuente

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s